Tratamiento de efluentes industriales

Los reactores biológicos de alto rendimiento de WEHRLE se destacan por su alta estabilidad de proceso y su fiabilidad, sobre todo en caso de fuertes variaciones de caudal  y composición de las aguas residuales, lo que es bastante habitual en los efluentes industriales. La construcción de reactores altos y de poco diámetro reduce la huella de la planta y optimiza la aireación en términos energéticos. Las plantas de WEHRLE no son estaciones depuradoras de aguas residuales convencionales. No producen olores, por lo que pueden ser implantadas sin problemas cerca de zonas residenciales o empresas.

Gracias a su amplia gama de tecnologías, WEHRLE es capaz de realizar un proceso óptimo e integral  de tratamiento, combinando varias etapas de proceso de manera inteligente.

Sobre todo para las aplicaciones industriales, existen factores más allá de la tecnología elegida que son importantes para conseguir un tratamiento exitoso de las aguas residuales:

  • un rendimiento fiable en caso de variaciones de caudal  y carga de los efluentes industriales (por ejemplo en industrias con producción de carácter estacional/por campañas o que prevén modificaciones  y ampliaciones de líneas de producción)
  • un funcionamiento estable, incluso en condiciones climáticas difíciles
  • una construcción modular para facilitar el mantenimiento y  ampliaciones futuras
  • una operación fácil y altamente automatizada para reducir el trabajo del operador o facilitar una externalización  de la operación a terceros

La alta y estable calidad del vertido conseguido en las plantas de WEHRLE para el tratamiento de efluentes industriales posibilita fáciles ampliaciones con el fin de conseguir calidades de reutilización, ahorrando con ello costes en consumo de agua de entrada, en tasas de vertido, en energía de calentamiento y, dependiendo del proceso instalado, incluso en la reducción de la dureza del agua de proceso.