Acondicionamiento de aguas de refrigeración

Uno de los mayores consumos de agua en la industria se destina a la refrigeración de plantas. Por regla general para estos fines se utiliza agua procedente de ríos y acuíferos. Mediante circuitos cerrados y recirculaciones se consigue reducir la cantidad de agua necesaria y aumentar la disponibilidad. No obstante, la composición del agua recirculada va variando considerablemente con el tiempo:

  • Debido a la evaporación se produce una reconcentración de las sales
  • Cuerpos extraños son introducidos en el circuito a través del aire y del proceso
  • Adición de productos químicos para posibilitar la recirculación:
    - Estabilizadores de dureza
    -  Inhibidores de corrosión
    - Biocidas

Para poder cumplir con las concentraciones de sustancias nocivas que el proceso puede tolerar, es necesario purgar en continuo parte del agua recirculada. ¡Este flujo purgado contiene una alta salinidad y productos químicos, por lo que debe de ser tratado!

Sus ventajas:

Un tratamiento eficaz de este flujo

  • reduce el consumo de energía
  • reduce el consumo de productos químicos
  • reduce la cantidad de agua de red necesaria para el circuito de refrigeración

¡Esto aumenta la rentabilidad y protege el medio ambiente!

En caso de que existan otros flujos de agua se puede conseguir un ahorro de agua adicional en caso de instalarse un sistema de reutilización del agua – ¡un paso más hacia vertido cero (“ZLD”)!