Condensados y destilados

Tratamientos eficientes de los condensados procedentes de deshidratación y evaporación

En numerosas instalaciones industriales y aplicaciones medioambientales se producen corrientes que son subproducto de diversos procesos de separación, como deshidratación, secado o evaporación. Se suelen denominar destilados, condensados o simplemente vapores y, en función de su origen, pueden llegar a estar altamente contaminados.

Un ejemplo de proceso que genera este tipo de corrientes destiladas es la valorización térmica de lodos residuales usados como eco-combustible (neutro en carbono):

Los lodos residuales se incineran cada vez de forma más habitual en plantas de combustión, permitiendo la recuperación de fósforo. El pretratamiento consiste en un proceso de deshidratación de lodos que produce un aire de salida saturado de vapor de agua (vapores de secado). Dependiendo del tipo y la temperatura del sistema de deshidratación empleado, esos vapores contienen sólidos suspendidos en forma de polvo, así como altas concentraciones de compuestos orgánicos volátiles y compuestos nitrogenados (muy característica es la presencia de amoniaco, de intenso olor). Debido a la presencia de estos compuestos, el aire de salida no debe emitirse a la atmósfera sin recibir un tratamiento previo.

En la mayoría de las aplicaciones, el vapor se condensa, permitiendo una valorización térmica del mismo. Esta solución presenta varias ventajas, evitando de forma eficiente la emisión de gases y olores en zonas aledañas. Asimismo, ya no se requiere inversión en la depuración del gas, que suele requerir mucho espacio de implantación. Mediante la condensación los contaminantes se transfieren a la fase líquida, y será esta corriente residual la que requiera un tratamiento posterior antes de su vertido.

Ya en disolución, y, por lo tanto, volumétricamente concentrados, los contaminantes pueden ser tratados de manera muy eficiente mediante las más modernas tecnologías de tratamiento de aguas. Los procesos de WEHRLE, como el Biorreactor de Membrana de Alto Rendimiento BIOMEMBRAT®, a la vanguardia de la tecnología, son ideales para la eliminación combinada de compuestos orgánicos y nitrogenados altamente concentrados. WEHRLE ofrece soluciones muy eficientes y compactas, que no se pueden comparar con los sistemas de tratamiento convencionales mediante grandes tanques de hormigón que habitualmente se usan para las aguas residuales municipales.

Unidad central de una planta de tratamiento de condensados y destilados diseñada por WEHRLEUnidad central de una planta de tratamiento de condensados y destilados
diseñada por WEHRLE
 

En muchas ocasiones, mediante una única etapa de proceso se consigue que el condensado / destilado alcance la calidad de vertido indirecto a red de saneamiento, pero aún en el caso de que sea necesaria una combinación de sucesivos procesos, las plantas de WEHRLE son adecuadas debido a sus bajos costes operacionales y a su reducido tamaño.

Ventajas del tratamiento de condensados y destilados:

  • Independencia de las condiciones locales
  • Minimización del riesgo de aprobación del proyecto
  • Costes asociados fiables durante décadas
  • Automatización total sin grandes requerimientos de personal
  • Sistemas WEHRLE: diseño modular, sencilla ampliación futura, elevada longevidad