Abastecimiento de agua de proceso

Control del ciclo integral del agua en la industria – nuestras soluciones

Agua de red, agua de proceso, agua residual y reutilización de agua o incluso vertido cero (“Zero Liquid Discharge”): Para una solución integral del ciclo de agua en la industria se requiere disponer de las tecnologías más avanzadas. Las plantas descentralizadas de WEHRLE proporcionan a la industria eficiencia energética con unos costes operativos sostenibles.

Las plantas de alto rendimiento de WEHRLE son una solución fiable y compacta para aquellas industrias que generen efluentes con alta variabilidad tanto en carga como en caudal. El alto grado de automatización del sistema de operación de las plantas de WEHRLE garantiza una operación segura y fiable minimizando así los requerimientos de personal.

tratamiento de aguas

Tratamiento de aguas de pozo y de aguas fluviales

Las altas concentraciones de sólidos y turbidez y en particular el crecimiento de algas en épocas de verano son los retos más importantes a los que una planta de tratamiento de aguas de pozo o de aguas fluviales debe dar respuesta. Acorde a las exigencias de calidad específicas, el agua de pozo o fluvial ha de ser tratada y desmineralizada antes de entrar al proceso normalmente a través de sistemas de membranas de nanofiltración u ósmosis inversa.

En este tipo de plantas, un tratamiento convencional con filtros de arena estaría sometido a una carga muy elevada, reduciendo la vida útil de los módulos de membranas a unos pocos meses e incluso obligando a tener que utilizar un mayor espaciador en los módulos de membranas. Con el fin de disminuir la carga de partículas, WEHRLE sustituye en este tipo de instalaciones el filtro de arena por una ultrafiltración “al final de la línea”, reduciendo considerablemente el índice de ensuciamiento (SDI) y multiplicando con ello la durabilidad de las membranas de la NF/OI.

Desalinización de aguas salobres y de agua de mar

Además de cumplir con las exigencias del tratamiento de aguas de pozo y de aguas fluviales mencionadas arriba, el tratamiento de aguas salobres y de agua de mar requiere la eliminación de los sólidos disueltos, sobre todo de cloruro sódico. En las plantas de ósmosis inversa existen dos tipos de membranas: las membranas de disco y las membranas enrolladas en espiral. WEHRLE elige el tipo de membrana más adecuado según las condiciones de entrada, el pretratamiento, la calidad de salida y las preferencias del cliente. Como empresa de ingeniería no apostamos por el producto sino por la solución ideal y más rentable.

Agua para calderas

Las aguas de alimentación pueden contener sustancias que son perjudiciales para calderas, por ejemplo las sales, que precipitan en las superficies de calefacción, formando una capa aislante y dificultando la transferencia de calor, lo que provoca un sobrecalentamiento y más tarde fisuras térmicas por tensión. Además, la precipitación de depósitos calcáreos puede dañar los equipamientos relevantes para la seguridad. Los gases O2 y CO2 causan corrosión. El tratamiento de aguas para calderas es por lo tanto un desafío importante en el abastecimiento de agua.

Regeneración de agua para su reutilización

Para reducir costes de agua, las aguas residuales generadas en la industria se pueden regenerar para ser reutilizadas, ahorrando con ello energía térmica y, dado el caso, incluso productos de ablandamiento. Es preciso adaptar la calidad de agua requerida a los procesos internos industriales con el fin de evitar el tener que alcanzar un grado de depuración innecesario: por regla general los procesos industriales que consumen mucha agua permiten ser alimentados con agua con un grado de calidad más permisivo, por ejemplo el agua para la limpieza de embalajes. Por supuesto es también posible obtener aguas regeneradas de alta calidad o incluso alcanzar calidades para llevar a cabo una reutilización total del agua (vertido cero, “Zero Liquid Discharge” en inglés).

WEHRLE es capaz de combinar distintas tecnologías para lograr cualquier calidad requerida en las aguas de proceso – como solución individual para el tratamiento directo de aguas residuales o como mejora y renovación de un sistema de depuración existente.

Sus ventajas:

  • Nuestra planificación adaptada a cada tipo de instalación evita los sobredimensionamientos reduciendo los costes de operación y aumentando la rentabilidad
  • Diseñamos la planta a medida según sus requerimientos de caudal y calidad del agua
  • El uso de materiales y equipamientos de primera calidad así como la alta automatización y sofisticados sistemas de control de nuestras plantas aseguran la disponibilidad de su planta de regeneración y por lo tanto la disponibilidad de agua para su proceso de producción